lunes, 25 de abril de 2016

VEGA

Con la misma sencillez  y ternura que vinieron al mundo mis cuatro nietos, ha llegado otra personita maravillosa y resplandeciente a la familia.

Todos queríamos saber antes de que naciera cómo serían sus ojos, su cara, el color de su pelo o de su piel, tamaño y… al verla por primera vez, desbordó todo cuanto nos habíamos cuestionado.

Vimos a un lucero divino que pronto abrió los ojos. Su cara es un alarde de perfección; todo bonito, todo remanso. Llegó con su pelo negro y abundante, con su pequeño cuerpo de rebosante salud, y su grácil sonrisa no procurada.

Su hermana y sus primos se mostraron alborotados al mismo tiempo que expectantes, mostrando felicidad y contentos de ver a su nueva compañera de viaje y de juegos.


Ya tenemos a Vega en nuestra vidas, portadora de amor y de alegría. Bienvenida, mi angelito.

2 comentarios:

INFANTIL dijo...

Muchas gracias Manolo, somos afortunados de tenerte como abuelo, muestra de ello son estas pequeñas cartas que guardamos para cuando tus nietos sean mayores.

Carlos Montesinos dijo...

Preciosas lineas, Gracias!!